Lavado del cabello, ¿lo estás haciendo bien?

¿Te estás lavando el pelo de la forma correcta? ¿Estás segur@?

La gente se pasa toda la vida haciendo las cosas siempre de la misma forma, pero ¿son las correctas? La forma en que lavamos el pelo, por ejemplo, puede ser perjudicial para el cabello. A continuación te enseñamos lo que estás haciendo bien y lo que debes cambiar.

Correcto: lavar el pelo con agua tibia, casi fría. Después de todo, el agua caliente quita la oleosidad natural de los cabellos y del cuero cabelludo, resecando las puntas y estimulando la producción de aceite de las glándulas sebáceas.

 

Correcto: dejar un intervalo mínimo de 2 días entre cada lavado, así se evita la acumulación de productos químicos y minerales del agua en el cabello.

 

Incorrecto: usar secador muy caliente y cerca de los mechones, pues quema los cabellos.

 

Incorrecto: dejar un poco de acondicionador en el pelo para hidratarlo. Esto más bien lo va a dejar apelmazado, sin brillo y sin vida.

 

Incorrecto: poner champú en todo el cabello: lo correcto es sólo en la raíz y en el cuero cabelludo.

 

Correcto: aplicar el acondicionador sólo de la mitad hacia las puntas. Así, se evita la oleosidad excesiva en la raíz.

 

Correcto: secar el pelo antes de peinarlospara no romper los cabellos.

 

Correcto: usar un peine de madera para evitar la electricidad estática.

 

Incorrecto: frotar el champú con fuerza en el cuero cabelludo. El movimiento debe ser suave para no lastimar el cuero cabelludo y no sobreestimular las glándulas sebáceas.

 

Incorrecto: frotar la toalla para quitar la humedad, puedes provocar frizz y romper el pelo.