La salud del cuero cabelludo

Para tener un cabello bonito y saludable es necesario, ante todo, cuidar del cuero cabelludo. Sólo lavar el pelo no es suficiente: hay que elegir los productos adecuados para tu tipo de pelo y saber usarlos de forma correcta.

Un buen ejemplo es el acondicionador. Este tipo de cosmético se desarrolla para hidratar el pelo y debe usarse sólo en la longitud y las puntas. Si se aplica en el cuero cabelludo, puede favorecer la oleosidad y el surgimiento de la caspa y la seborrea.

Dormir con el pelo mojado, por ejemplo, es otro riesgo para la salud del cuero cabelludo, dejándolo húmedo, sofocado y propenso al surgimiento de hongos que causan picazón, irritación y caída del cabello.

Otro punto muy importante es la nutrición: si no se ingieren los nutrientes adecuados, el cabello quedará débil y quebradizo y el cuero cabelludo no tendrá el aporte necesario para producir nuevos cabellos.

El uso de champús y acondicionadores con extractos naturales y libres de parabenos, como los de Intea también ayudan a mantener la salud del cuero cabelludo al día, pues evitan irritaciones y resecamientos innecesarios.